A través del arco iris.

Posted by on 13/10/2014
Kindle

Tras hablar en el capítulo anterior de los nuevos dioses sociales –el capitalismo sin coto y el consumo sin medida– alcanzo casualmente Toruń, ciudad antes entrañable y hoy no tanto, paradigma de las que dan su alma al diablo, renunciando a su carácter para venderse al tintineante oropel de las divisas.

Inconfundible vista de Torun sobre el río Vístula.

Inconfundible vista de Torun sobre el río Vístula.

Antes de esta metamorfosis, y precisamente por la autenticidad de su belleza, Toruń solía ser mi ciudad polaca favorita, y en ella viví una temporada. Fue fundada (como casi todo el norte de la actual Polonia) por los germánicos caballeros de la Orden de los Teutones en la baja edad media, y se ha conservado casi incólume pese a las guerras, soberbia con sus históricas torres, iglesias y murallas en inalterable ladrillo rojo, recibiendo el sol de mediodía en las fachadas de sus casas, reflejandose sobre las aguas del Vistula a cuya orilla se yergue. Fue cuna del astrónomo Copérnico, que dio forma a su sueño heliocéntrico y es hoy símbolo de la ciudad.

Pero no voy a detenerme hoy en las virtudes de Toruń ni en su acelerada vulgarización de la última década. Baste decir que he hecho una parada de varios días para visitar a algunos amigos que aún me quedan aquí; y que una mañana –tan calurosa como las anteriores– cojo de nuevo la moto y, en mangas de camisa, continúo viaje por la bochornosa llanura central polaca, ahora en dirección este, en busca de mi añorada Podlasie, una región de Polonia frontera con Bielorrusia donde todo comenzó y todo acabó, yo me entiendo. Hace unos años escribí estas palabras sobre Podlasie, que algún lector puede encontrar incluso poéticas.

Para llegar aquí desde Toruń lo ruta más bonita es por Mazury (o región de los lagos, como le dicen aquí), haciendo un leve arco hacia el norte; pero yo quería visitar a otra amiga en su chalet de Popowo Kościelne, cerca de Varsovia, o sea un poco hacia el sur, y he tenido que apechugar con las monótonas carreteras del llano central.

Listo para un paseo al atardecer. Popowo Kościelne.

Listo para un paseo al atardecer. Popowo Kościelne.

Hago, pues, una noche en Popowo, en el chalet, y la siguiente en Ciechanowiec, donde el amable dueño del Hotel Nowodwory, preocupado por la seguridad de Rosaura y careciendo de cochera, me insiste en que la aparque en el mismísimo vestíbulo, pese a mis protestas de que, tratándose de un pueblo, no hacía falta. Pero el hombre porfía: To jest Polska!, exclama: esto es Polonia. Como diciendo: aquí ningún lugar es seguro.

Rosaura, invitada de honor en el hotel Nowodwory.

Rosaura, invitada de honor en el hotel Nowodwory.

Por cierto que en este hotel aprovecho para cenar tatar, uno de mis favoritos de la cocina polaca. Es un plato no apto para pusilánimes: carne cruda picada servida con una yema de huevo también cruda, cebolla y pepinillos. Ideal acompañada con un chupito de vodka.

Tatar wołowe.

Tatar wołowe.

Y así, desde  Toruń y cuidando siempre de mantenernos alejados de las frecuentadas rutas principales, tres días más tarde Rosaura y yo llegamos por fin a la capital de Podlasie: Białystok.

Pese al fuerte vínculo emocional que me une a esta ciudad, reconozco que no tiene mucho de bonito ni apenas otro atractivo que la notable densidad de mujeres guapas; que no es poca cosa, claro. Pero careciendo de casco antiguo y habiéndose desarrollado en la época del socialismo, pese a llamarse a sí misma la Versalles de Polonia lo más que puede hacer el turista es visitar el emblemático palacio Branicki (mandado construir por un ambicioso cabecilla, o hetman, que también aspiraba a cruzar su arco iris y quiso ser rey de Polonia), explorar sus espléndidos parques y pasear de arriba a abajo por la única calle peatonal de la ciudad, Lipowa, que concentra la mayoría del comercio y el ambiente.

Sobre Lipowa hay una plaza y en la plaza un gran café: Esperanto, que se llama así porque en Bialystok nació el judío Lezer Levi Zamenhof, el físico que inventaría el famoso, si bien que fracasado, lenguaje universal.

Palacio Branicki, en Bialystok.

Palacio Branicki, en Bialystok.

Por cierto, decir que Zamenhof era polaco es forzar un poco la gramática y la historia; como decir que Julio César era italiano o Mozart austríaco. Zamenhof era ante todo judío (y ya sabemos todos que este pueblo no admite más nacionalidad que la propia), de ascendencia lituana, y nació siendo Bialystok parte de Rusia. De hecho, se crió bilingüe yiddish-ruso, y sólo más adelante aprendería el polaco, junto al hebreo y otros idiomas.

Al vivir en esta Babilonia donde los conflictos entre quienes hablaban diferente lengua eran el pan nuestro de cada día, con muy buen sentido Zamenhof concluyó que la razón principal de los odios y los prejuicios entre las gentes radicaba en el desentendimiento mutuo, y que la lengua era la mayor barrera entre los pueblos, obstáclo mucho más poderoso y efectivo que cualquier arbitraria frontera (esto último es de mi cosecha). De ahí su interés en crear un idioma común. Pero este bienintencionado proyecto estaba llamado al fracaso desde su misma concepción, pues lo que el judío lituano pasó por alto fue que las gentes antes prefieren aferrarse y morir por sus prejuicios y chauvinismo que no vivir en armonía si ello implica renunciar a preservar esa parte tan importante de cada uno como es el lenguaje materno.

Difícil tarea, sin duda, determinar “cuál es la más noble acción del alma” en tales casos y cuánto esfuerzo debería ponerse en allanar barreras lingüísticas, es decir dejar morir idiomas que aunque éstos formen de algún modo parte de nosotros; pero lo que, mírese como se mire, no puede considerarse sino fruto de mentes rencorosas y estrechas es eso de acrecentar dichas barreras, o crearlas, donde antes no las había; eso de querer resucitar lenguas moribundas, reabrir debates olvidados y avivar problemas que iban desapareciendo por sí solos. Tal es el caso del gallego, el vascuence o el catalán en España, como lo es del gaélico en Irlanda, el lapón en Finlandia y muchos otros ejemplos.

Sábanas bordadas en mi hotel de Bialystok. Algo que ya se ve muy poco.

Sábanas bordadas en el hotel Kamienica. Algo que ya se ve muy poco.

Pero dejemos los idiomas y observemos cómo los niños alcanzan sus propios sueños frente al café Esperanto.

En los días calurosos del verano, es costumbre en Polonia (y privilegio de un país donde el agua no escasea) enganchar una gruesa mangera a una boca de riego y, situando un deflector metálico junto al otro extremo, fijado al suelo en mitad de alguna plaza, abrir el grifo para crear una cortina de agua donde poder refrescarse y jugar. Y es una verdadera delicia apostarse junto a una de estas pantallas líquidas y observar cómo los niños disfrutan, empapados por completo, intentando repetidamente cruzar el arco iris mágico.

Niños cruzando el arco iris.

Niños jugando en el agua irisada.

Quizá estas imágenes sean una metáfora, o incluso una alegoría, sobre mi propio viaje a ninguna parte. Pero, en cualquier caso, ¿quién de entre nosotros no ha soñado, alguna vez, también con alcanzar el arco iris?

A través del arco iris.

A través del arco iris.

capítulo previo | próximo capítulo

6 Responses to A través del arco iris.

  1. P.J. MARTY

    Raw meat!!! Yuck. Hey…newsflash….YOU are a consumer and traveling just for fun is a waste in the most blatant way. Now…enjoy consuming before the worry consumes you. Great article. Loved the shots of the kids chasing the rainbow

  2. P.J. MARTY

    I disagree; I believe capitalism is the only thing that can save the wild animals with today’s population.
    the only other way is for the National Socialists to take over and start killing the indigenous populationsof human beings. This of course was tried a few times in history people have made animals extinct long before capitalism was even apart of this globe. However if your dick beliefs continue then the animals will be gone in today’s world. Stop the utopian idea that human beings will do what is right for other beings.if you believe in Robin Hood then you must enjoy your fantasy I have to deal with the real world. Come and join us. And stop wasting gasoline on your selfish tours of Europep.P. S. I love you

    • The Freelander

      Good try with your ready-made answers. But see, “capitalism is an economic system in which ownership of the means of production belongs chiefly to private individuals or corporations.” You’re going to save wild animals with that? Naïve. Gorillas are endangered in two ways: the pressure on natural resources caused by over-consumption, of which capitalism is the main promoter, and the demand of gorilla-hand ashtrays, which Africans are eager to supply to rich westerners because they want to own an iPhone-6 rather than having one hundred gorillas around. And universal demand for iPhone-6 is the result (actually the target) of capitalism, there being is no limit to private individuals or corporations’ greediness. Wake up, Bamby boy. Stop watching and believing in Walt Disney movies or stereotyped Hollywood scripts, and then we can talk about real world. By the way, if you’re concerned about waste, I suggest you to stop buying sodas your child is not going to drink (therefore will end up in the sink), or stop using a whole paper napkin for just picking one rice grain from the floor. We can talk about gasoline once you’ve done some little homework.
      And yes I also love you sooooo much.
      Be careful with what you write here. You’re exposed to public derision. :-)

  3. P.J. MARTY

    I’ve been to the gorillas. I talked with the people who really want to save them. They told me that tourism is the only thing that can save the gorillas. I’m living in today’s world not the world you want it to be but the real world. I am a capitalist as are you you do work and get paid for it. do you not one cannot have his cake and eat it too. you should also be less quick to pull the trigger on Western countries Western Europe United States etcetera the people who are buying most of the illegal animals and ashtrays of the gorilla hands are not from Western Europe and the United States and Canada. It’s the same people who think rhinoceros horns will make their dick hard. Of course I imagine there are still many Spaniards who believe that lol. Finally I have no fear of anyone reading my thoughts my thoughts can and should and will enlighten anyone who reads these pros. Beatles forever

    • The Freelander

      Ok, I’ll give you that, not only Westerners buying gorilla’s hands. It’s not really important.
      What I find remarkable is the fact that 50% of your comment is about 1% of my article. You’re the only person I’ve known to take negative remarks about capitalism as personal offences. Your conscience is talking louder than yourself here. But I’m still to read something really related with what my article is about. ;-)
      And don’t worry too much about the gorillas! They don’t mind their extinction. Neither do Africans. Want to save wild animals? Buy honey.
      God bless The Beatles and America, except maybe the US.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.