Paradoja de las tarjetas sanitarias

Posted by on 15/07/2018
Kindle

Resulta increíble que la tarjeta sanitaria de un ciudadano español no surta plenos efectos más que en su comunidad autónoma de residencia, y que no podamos disfrutar de asistencia médica en el resto del territorio nacional sin formalizar antes un absurdo papeleo: el volante de desplazamiento, cuya función real no es otra que levantar fronteras internas y obstaculizar el constitucional derecho al libre movimiento dentro del país.

Mejor dicho: resultaría increíble, en condicional. Lo resultaría si no fuera porque hasta el peor descarrío es posible en esta España desmembrada y apóstata de sí misma, en este engendro de artificiosos regionalismos que hemos creado y, peor aún, que nos hemos creído. Pero como aquí todo vale, así están las cosas. Tanto los reyezuelos de las taifas autonómicas como el gobierno central, en el summum de su inepcia política y ceguera autonomista, son totalmente incapaces de acordar una asistencia sanitaria coordinada y ágil. Por un lado, porque esos reyezuelos se apresuran a colgarle a cualquier medida unificadora el anatema de recentralización, en virtud de una evidente confusión semática, fruto de la ignorancia o la demagogia, entre “centralizar” y “unificar”. Curiosamente –dicho sea de paso– no les importa ceder los datos más personales a Facebook para que Mark Zuckerberg los centralice en sus servidores, pero sí les molesta que las distintas autonomías coordinen y unifiquen sus ficheros y servicios para eliminar trabas al ciudadano. Y por otro lado, porque los sucesivos inquilinos de La Moncloa tienen miedo a que los llamen franquistas centralizadores y, como les importamos un bledo los ciudadanos, se ponen de perfil para no enfrentarse a las taifas.

Pero el colmo del despropósito es que la Tarjeta Sanitaria Europea, que es una realidad desde hace años, permite a un ciudadano de cualquier país de la Unión recibir asistencia médica en cualquier región de España sin trámite alguno. O sea, que un polaco que llegue a Madrid lo tiene más fácil para ir al médico que si llegara, pongamos por caso, un residente gallego. Absurdo, ¿verdad?

Pues aún hay más: puesto que dicha tarjeta europea da a su titular derecho a asistencia médica en toda Europa, y dado que España es Europa, cabe deducir que a un español también le da derecho a los servicios sanitarios en su propio país; de manera que, cuando estamos desplazados en Comunidad Autónoma distinta de la nuestra, para recibir asistencia médica sería más eficaz enarbolar, ante los funcionarios del servicio de salud en cuestión, la indiscutida Tarjeta Sanitaria Europea que la limitada tarjeta de la Seguridad Social de nuestra propia Autonomía: con ésta pueden echarnos atrás, pero con aquélla, legalmente no. Una paradoja absolutamente demencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.