El luchador (The wrestler)

Posted by on 24/12/2016
Kindle

wrestler1Si hace diez años alguien me hubiese dicho, a la vista de Sin City y otras joyitas por el estilo, que Mickey Rourke llegaría a conmoverme en la pantalla, no me lo habría creído. Pero sea bienvenida la novedad: a estas edades (la suya, pero también la mía) reconforta un poco comprobar que el otoño de la vida puede aún ser muy productivo, e incluso brillante.

 

 

Pero no siempre es así, claro; como por desgracia le ocurre al protagonista de El luchador, Randy ‘The Ram’ Robinson, un decadente profesional del wrestling (ese espectáculo norteamericano de “falsa lucha”) ya algo entrado en años que, en el ocaso de su carrera, recorre los cuadriláteros del estado participando en combates de segunda categoría. Cuando los muchos golpes recibidos durante quizá demasiado tiempo ejerciendo el oficio empiezan a pasarle seria factura, intenta darle un cambio de rumbo a su vida; pero comprobará que no es tan fácil compensar por lo que hasta entonces no ha hecho, o ha hecho mal.

wrestler2

Aunque el tema de fondo, el wrestling, sea un deporte (si se le puede llamar así) tan macarra como los ambientes a que nos tiene acostumbrados el boxeador neoyorquino, esta película resulta de un profundo contenido humano; y pese a su título, no se trata en absoluto -detalle muy importante- de un infumable bodrio sobre el wrestling.

Pese a lo marginal -e incluso sórdido- que pueda parecernos su profesión, y a los éxitos en ella cosechados, Randy es un hombre de buena madera; no al estilo idealizado y casi heroico de un Rocky Balboa, sino de un modo sencillo, con un humor afable, desprovisto de estridencias, moderadamente bondadoso y sin asomo de la arrogancia o bravuconería en lo personal que a esa gente le presuponemos (salvo -bien entendido- la faceta interpretativa obligatoria para un wrestler cuando combate). En este sentido, los autores de la obra tienen el acierto de mostrarnos las dos caras del personaje sin necesidad de artificio escenográfico: en el ring, exagera gestos, movimientos y ademanes como todo público espera de él, pero fuera, en la calle, se conduce con sorprendente normalidad (valga la contradicción) y vemos al hombre de carne y hueso, con sus achaques y mataduras que conlleva sin dramatizar y sin avergonzarse.

Wrestler3Tanto el planteamiento de la historia como su desarrollo y, sobre todo, su desenlace son limpios y honestos, realistas, sin trucos, clichés ni insultantes coincidencias dramáticas (cosa que, tratántose de Hollywood, me resulta muy meritorio); la interpretación de Rourke es excelente (quizá la mejor de su carrera), con escenas de gran emotividad nada fraudulenta, y no en vano le han otorgado algún que otro galardón por este filme; y es de agradecer también la modestia del actor -o al menos la moderada vanidad- que se evidencia en la relativa parquedad de primeros planos: el objetivo de la cámara está donde debe estar según el momento narrativo del que se trate. Y, por último, la película nos plantea -como a mí me gusta- un par de cuestiones vitales serias, un tanto filosóficas, que me parecen de especial relevancia personal y que finalmente el guión resuelve con un acierto y una elegancia dignos de encomio.

En resumen, una poderosa producción de la mano de Darren Aronofsky para disfrutar del buen cine que, de vez en cuando y quizá por accidente, nos proporciona la industria californiana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.